Ahora que se acerca el verano y pasamos más tiempo al aire libre, debes prestar especial atención al tiempo de exposición y a la protección que tienes que mantener frente a los rayos solares.  

 

¡Lo sabemos! ¿Quién no se ha quemado alguna vez? Sin embargo, es muy importante que la protección solar te la tomes muy en serio, ya que evitar las quemaduras es fundamental para prevenir el cáncer de piel. 

 

¿Qué tienes que hacer para prevenir las quemaduras solares?

Una quemadura se produce cuando el tiempo de exposición es más del que nuestra piel puede tolerar y este tiempo depende de la genética de cada persona. Independientemente del fototipo solar de cada persona (tiempo que puedes estar expuesto sin quemarte), es importante tomar algunas medidas de prevención:

 

  • Utiliza protector solar y aplícalo correctamente (tan importante es lo uno como lo otro).
  • No te expongas en las horas del día con más sol y busca la sombra (12:00 a 16:00 horas).
  • Protégete en todo momento, incluso aunque estés moreno.
  • Hidrata bien tu piel después del sol.

 

Además, es importante que protejas tu cabeza con sombreros y tus ojos con gafas de sol.



¿Cuáles son los síntomas más comunes cuando nos quemamos? 

 

Estos son algunos de los síntomas posibles que puedes tener si tienes quemaduras solares: 

 

  • Notarás tu piel más sensible y caliente al tacto.
  • Tu piel se volverá roja.
  • Tras varias horas o días desde la exposición, podrán aparecer ampollas.
  • Puedes llegar a tener reacciones más importantes como fiebre, náuseas, erupciones o escalofríos. 
  • Tras varios días después de la quemadura, tu piel podrá pelar.  
  • Piel roja y sensible que está caliente al tacto

 

Recuerda, ¡este verano protege e hidrata tu piel! Y si sufres quemaduras graves debido a la exposición del sol, acude a un médico para que valore cuál es el mejor tratamiento para ti.

Prevenir las quemaduras solares