Contrata ahora
900 11 11 40
¿Te llamamos?

¿Quieres que te llamemos GRATIS para más información acerca de nuestros servicios? Completa el siguiente formulario y procesaremos tu solicitud.

Consejos para cuidar tus ojos en verano

03/06/2022

SALUS Informa

Comunicaciones SALUS

Ya han llegado los meses calurosos y toca disfrutar más del tiempo libre. Desconectamos del trabajo y tendemos a pensar que porque estamos descansando, nuestros ojos ya están mejor cuidados de lo normal. Pero es precisamente en esta época en la que mayor atención debemos prestar a nuestra salud ocular, ya que las temperaturas más altas, el cloro de las piscinas o las horas de sol pueden afectarnos y provocar enrojecimiento y sequedad. Pero no te preocupes, para evitarlo basta con seguir estos sencillos consejos que te damos en nuestro post. ¡Sigue leyendo!

 

Protégete del sol y los rayos UV

Seguro que ya sabes que la radiación UV, emitida por el sol y otras fuentes artificiales como las lámparas y cabinas de bronceado, son perjudiciales para la piel y pueden provocar quemaduras. Pero puede que no seas consciente de que estos rayos ultravioletas también son perjudiciales para nuestros ojos. Por eso, es importante que los protejamos de ellos utilizando gafas de sol con filtros homologados que los bloqueen. Las gafas de sol graduadas también pueden incorporar este tipo de filtro. Esto es muy importante ya que utilizar gafas de mala calidad o que no cuente con este tipo de filtro es casi tan perjudicial como no utilizar ningún tipo de lentes. En cualquier caso, no mires nunca directamente al sol, incluso aunque lleves puestas las gafas adecuadas.

Además de la protección que pueden ofrecer las lentes con filtro UV, en las horas de mayor intensidad solar, entre las 11 de la mañana y las 4 de la tarde, utiliza gorros o viseras que eviten que el sol impacte tan directamente en tu cara. Esto actuará como una protección extra que tus ojos agradecerán, sobre todo si pasas mucho tiempo al sol.

 

Cuidado con el agua de la piscina y el mar

Llega el calor y, ¿qué hacemos? Darnos un chapuzón en la piscina o en el mar para refrescarnos. Esta acción tan natural y que tanto repetimos en verano puede afectar a nuestra salud ocular si no tomamos las precauciones adecuadas. Por un lado, las piscinas tienen cloro y otras sustancias para desinfectar el agua que provocan irritación en los ojos e incluso pueden derivar en infecciones o conjuntivitis irritativas. En el caso del mar, ocurre lo mismo debido a su salinidad y los agentes contaminantes o bacterias que puede haber en ella. Por eso, lo más recomendable es utilizar gafas de buceo o natación cuando vayas a nadar o bucear, ¿sabías que también pueden graduarse? Además, evita tocarte los ojos cuando tengas las manos mojada, y no te seques utilizando una toalla compartida o de otra persona.

 

Atención al aire acondicionado

Por último, otro de los factores que afectan a nuestra salud ocular más común. Lo mismo que ocurre con la calefacción en invierno, el aire acondicionado hace que se nos resequen los ojos. Si a eso le sumamos la falta de humedad que sufren algunas ciudades del interior, tenemos los ingredientes perfectos para provocar sequedad e irritación ocular, así como picor, escozor e incluso visión borrosa. Para evitar que esto ocurra, no abuses de este tipo de aparatos y cuando los enciendas, procura que la temperatura esté entre los 21-25 grados. Si no puedes prescindir de ellos, utiliza lágrimas artificiales para asegurarte de que tus ojos mantienen la hidratación correcta. 


Si sigues estos sencillos consejos, conseguirás que tu salud ocular no se vea afectada y disfrutarás de lo mejor del verano para recargar las pilas a tope y volver renovado a la rutina diaria. En cualquier caso, si notas algún síntoma o molestia anormal, no dudes en ponerte en contacto con un profesional para que te ayude y te indique el tratamiento que debes seguir. En SALUS ponemos a tu disposición un amplio cuadro médico con las especialidades que más valoras. Contrata el mejor seguro médico y disfruta del verano como te mereces, sin preocupaciones.