Contrata ahora
900 11 11 40
¿Te llamamos?

¿Quieres que te llamemos GRATIS para más información acerca de nuestros servicios? Completa el siguiente formulario y procesaremos tu solicitud.

Nomofobia: 10 síntomas de que tienes adicción al móvil

27/05/2022

SALUS Informa

Comunicaciones SALUS

Los teléfonos móviles se han convertido en una extensión de nosotros mismos. Los utilizamos para relacionarnos, para jugar, para ver series e incluso para entrenar. Estos dispositivos son indispensables en nuestro día a día, aunque hasta hace unos años lleváramos una vida completamente analógica. Por lo tanto, es normal que los utilicemos con frecuencia. Sin embargo, muchas personas no son capaces de alejarse de su smartphone y, esto que podría parecer una excepción, es tan común que hay una enfermedad reconocida a escala mundial: la nomofobia. 

 

¿Qué es la nomofobia?

El nombre de esta enfermedad procede del acrónimo en inglés no-mobile-phone-phobia. Es decir, el temor o miedo irracional a quedarse sin el teléfono móvil, ya sea porque se ha agotado la batería, porque nos lo hemos dejado en casa o, en el caso de los niños o adolescentes, porque nos lo han quitado como castigo. El caso es que esta dependencia está siendo cada vez más común y empieza a aparecer a edades tempranas, entre los 11 y 12 años, coincidiendo con el primer smartphone.

Esta adicción ha aumentado en los últimos años y se calcula que en España pasamos, de media, 3 horas y 40 minutos pegados a nuestro teléfono. En el caso de los jóvenes, de 18 a 34 años, la cifra asciende hasta las 4 horas y 15 minutos diarias. Como ves, es un problema que afecta a más personas de las que podría creerse. Pero tiene solución, basta con saber detectarlo para poder ponerle freno. ¿Cómo identificar si una persona sufre nomofobia? Sigue leyendo para descubrir las señales.

 

Síntomas para identificar la nomofobia

Aunque las investigaciones han demostrado que los adolescentes son los más propensos a sufrir nomofobia, no significa que los demás grupos de edad sean inmunes a ella. Por eso, es importante prestar atención a sus síntomas. ¿Te reconoces en alguno de los siguientes signos de adicción al móvil?

  1. Tienes el móvil siempre contigo: Uno de los síntomas más claros de que se tiene adicción al móvil es la necesidad de tenerlo siempre contigo. Si has salido de casa y te lo has olvidado, necesitarás volver porque si no te sientes desprotegido o sientes ansiedad.

  2. Necesitas mirarlo cada poco tiempo: No solo necesitas que tú teléfono esté a la vista, cerca de ti. Además, sientes el impulso de mirarlo cada pocos minutos para consultar, a veces compulsivamente, si tienes notificaciones, mensajes o llamadas nuevas.

  3. Si te quedas sin batería o cobertura te pones de mal humor: Aunque tengas el móvil contigo, si notas que te estás quedando sin batería o no tienes cobertura, esto afecta a tu estado de ánimo y muestras apatía e irritabilidad.

  4. El uso del móvil afecta a tu rendimiento: No puedes separarte de tu móvil ni siquiera en el trabajo o en clase y, debido a esto, tu rendimiento laboral o académico y tu productividad disminuyen.

  5. Tus relaciones personales se desgastan: Pasas tanto tiempo utilizando tu smartphone que has sustituido las relaciones personales por las digitales, haciendo que afecte a tu conexión con familia y amigos.

  6. Lo primero y lo último que haces en el día es mirar el móvil: Tu teléfono se ha convertido en un dispositivo tan indispensable en tu vida que mirarlo es lo que haces en cuanto te despiertas por la mañana y lo último que haces cuando te vas a dormir.

  7. Has abandonado tus hobbies: Para poder dedicarle más tiempo a tu smartphone has reducido el que dedicabas a otras aficiones, como leer, ver películas o salir a correr, llegando a abandonarlas por completo en algunos casos.

  8. Miras el móvil aunque esté prohibido o te ponga en peligro: Necesitas consultar tu teléfono incluso en aquellos casos en los que no debes o mientras estás realizando otras tareas que necesitan toda tu atención, como cuando estás conduciendo.

  9. Prefieres mirar el móvil que dormir: Tu incapacidad de separarte de tu teléfono hace que sacrifiques horas de sueño si es necesario con tal de pasar más horas frente a su pantalla.

  10. No puedes separarte de tu teléfono, aunque lo intentes: Por último, a pesar de que hayas intentado reducir el tiempo que le dedicas acabas recayendo al no poder resistir el impulso.

 

¿Qué hacer cuando se tiene nomofobia?

Si te has reconocido en los síntomas anteriores o has reconocido a alguno de tus seres queridos, la mejor solución es que te pongas en manos de profesionales de la salud mental que te ayuden a recuperar el bienestar emocional. El primer paso es reconocer que se tiene un problema y querer trabajar para modificar las conductas que están evitando que se rompa el círculo vicioso. ¿Buscas un psicólogo que evalúe tu caso? En SALUS te ofrecemos el seguro de salud más completo con los especialistas que necesitas, ¿hablamos?