Contrata ahora
900 11 11 40
¿Te llamamos?

¿Quieres que te llamemos GRATIS para más información acerca de nuestros servicios? Completa el siguiente formulario y procesaremos tu solicitud.

Por qué roncamos y cómo dejar de hacerlo

14/02/2022

SALUS Informa

Comunicaciones SALUS

Puede que tú no ronques, pero seguro que a lo largo de tu vida te has encontrado al lado de alguien que sí lo hace y te haya costado conciliar el sueño. De hecho, se trata de un problema muy común. Según datos recientes, más del 40% de los hombres y entre un 30-35% de las mujeres ronca de manera habitual. Sin embargo, a pesar de ser algo a lo que estamos acostumbrados, no todo el mundo sabe por qué ocurre. En nuestro post vamos a hacer un repaso a las principales causas y factores que influyen en los ronquidos, y compartiremos algunas soluciones para dejar de hacerlo.

 

¿Por qué roncamos?

No existe un solo motivo por el que las personas roncan, ya que puede deberse a causas con orígenes muy diferentes. Además, los ronquidos pueden aparecer como consecuencia de enfermedades o trastornos existentes. Hagamos un repaso de las razones más comunes de este problema:

  1. La anatomía de nuestra boca: El hecho de contar con un paladar blando, bajo y grueso hará que la zona que comunica la faringe con las vías respiratorias sea más estrecha, facilitando la vibración y, con ella, los ronquidos. Lo mismo ocurre en aquellos casos en los que el tamaño de la lengua es mayor de lo habitual o cuando hay ciertas malformaciones en los huesos de la mandíbula.

  2. Problemas respiratorios: Ya sea porque sufrimos amigdalitis y contamos menos espacio por el que inhalar y expirar, o porque sufrimos congestión nasal, entre otras causas, tendremos más problemas para respirar con normalidad y es probable que ronquemos.

  3. El sobrepeso: Nuestro peso corporal también puede provocar ronquidos, ya que hay mayor grasa corporal en la zona de la garganta y el cuello, a lo que se suma la menor fuerza muscular que se tiene cuando se sufre sobrepeso. Además, ciertas personas con obesidad pueden padecer síndrome de hipoventilación, causado por un nivel bajo de oxígeno y un exceso de dióxido de carbono que, en la mayoría de casos producen apnea del sueño y ronquidos.

  4. El consumo de alcohol y tabaco: Por un lado, el alcohol produce un efecto relajante en los músculos de la garganta, inhibiendo además nuestras defensas naturales contra la obstrucción de las vías respiratorias. El tabaco es extremadamente perjudicial para nuestros pulmones, garganta y boca, influyendo en la producción de ronquidos.

  5. La postura en la que dormimos: Si duermes boca arriba, tienes más posibilidades de roncar ya que esta postura hace que los músculos de la mandíbula y la garganta caigan hacia atrás, afectando a la forma en la que respiramos.

 

Factores que influyen

Además de las causas que acabamos de mencionar, existen algunos factores que pueden influir en el hecho de que ronquemos o no. Por ejemplo, según los datos disponibles, el hecho de ser hombre hace que tus probabilidades de roncar sean mayores que si fueras mujer. Sin embargo, ellas tienen más posibilidades de hacerlo durante el embarazo y la menopausia. Si consumes tabaco o alcohol, como hemos visto, harás que los ronquidos se agraven o que aparezcan.Y por último, si tienes antecedentes familiares es posible que tú ronques también.

 

Cómo dejar de roncar

Existen algunas formas sencillas para dejar de roncar que, en función de la causa, te ayudarán a dejar de hacerlo:

  • Cambia la postura en la que duermes: Si tienes la costumbre de dormir boca arriba, intenta cambiarla por una posición fetal. En el caso de que te cueste conseguirlo y acabes siempre despertando boca arriba, utiliza una almohada de cuerpo entero y abrázate a ella. Elevar el colchón unos 10 centímetros también puede ayudarte a dejar de roncar.

  • Baja de peso: En el caso de que tengas sobrepeso, te ayudará a dejar de roncar pero hazlo siempre de manera saludable y consulta con tu médico para que pueda aconsejarte la mejor forma de perder peso.

  • No bebas alcohol antes de acostarte: Evita las bebidas alcohólicas, al menos, en las 2 horas previas a irte a la cama y, si puedes hacerlo, toma cenas ligeras que faciliten la digestión y, con ella, el sueño.

  • Deja de fumar: Además de muchos otros beneficios, dejar de fumar te ayudará a no roncar. Si estás pensando en hacerlo, en este post te damos 10 consejos valiosos que te ayudarán a dejarlo.

  • Mejora tus hábitos de sueño: Asegúrate de que tu cuerpo descansa lo suficiente, es decir, al menos 7 horas cada noche.

  • Utiliza tiras nasales o dilatadores externos: Con el objetivo de abrir los conductos nasales, puedes comprar este tipo de soluciones de venta en farmacia. Además, cuando tengas resfriados y congestión nasal, despeja la nariz con aerosoles específicos.


¿Alguna vez te han dicho que roncas o duermes junto a alguien que lo hace?¿Quieres que un especialista evalúe el caso y te dé un diagnóstico adecuado? En nuestra compañía de seguros médicos te ofrecemos las coberturas que necesitas para que un especialista evalúe el caso y te dé un diagnóstico adecuado. Ponte en contacto con nosotros y descubre todas nuestras ventajas.